La dicha del justo

“Jehová está lejos de los impíos; Pero él oye la oración de los justos.” Proverbios 15:29

Dios no dejará sin justicia al justo, Él amparará su causa y como respuestas a sus oraciones le proveerá con la riqueza de su gloria. Más los incrédulos y los que deshonran su nombre serán vaciados de lo que tienen, quedarán encarcelados en sus propias obras y aún sus almas quedarán en el olvido si no se arrepiente y adecuan su vida conforme a la justicia de Dios.

-El que va tras la justicia y el amor halla vida, prosperidad y honra. Proverbios 21:21

-Esmérate en seguir la justicia. 1 Timoteo 6:1

-Que Dios te ayude a ser una persona justa.

-Que vivas las recompensas de la justicia.

Dios te escucha

“Amo a Jehová, pues ha oído Mi voz y mis súplicas; Porque ha inclinado a mí su oído;
Por tanto, le invocaré en todos mis días.” Salmos 116:1-2

Hoy agradeceré por mis problemas porque a través de ellos he aprendido de tu amor, todas la veces que a ti he clamado en mi angustia me has escuchado. No podría yo amarte si tú no me amaras, y yo no podría saber de tu amor sino me ayudaras. Por tu amor te amaré y a ti siempre clamaré. Yo sé, que a pesar de todos mis problemas, harás que hoy renazca en mí la esperanza de un mejor mañana.

– Hay que estar siempre alegres. 1 Tesalonicenses 5:12-24

– No dejes de orar. Colosenses 4:1-6

– Dile a Dios cuan agradecido estas porque siempre te ha acompañado en los momentos más difíciles.

– Que cada día disfrutes más y más del inmenso a mor de Dios.

Vence tus aflicciones

“Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.” Juan 16:33 NVI

 Las aflicciones mundanales por causa de nuestra fe, son las tormentas cotidianas que se enfrentan a riesgo del temor. Por tal razón, debemos vivir esta realidad en plena certidumbre de fe, porque no importa cuán complicado se torne nuestro caminar, en Cristo hallaremos la paz para ser feliz y la fuerza para vencer. Continuar leyendo «Vence tus aflicciones»

Mi Refugio

“Mi escondedero y mi escudo eres tú; En tu palabra he esperado.”  Salmos 119:114 RVR1960

La Biblia revela que Dios es el que nos protege del mal, realmente no podemos por nosotros mismos librarnos de las obras de satanás, el cual busca cada día arruinarnos. Debemos conocer las promesas de Dios y confiar que cada una de ellas se cumple de acuerdo como Dios lo ha determinado. Continuar leyendo «Mi Refugio»

¡Cuidado con el diablo!

“Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.” 1 Pedro 5:8

Constantemente satanás nos asecha porque espera nuestra vulnerabilidad para seducirnos con sus artimañas, por eso debemos estar preparados para que en el momento de la prueba no seamos sorprendidos por el engañador. Constantemente debemos estar creciendo y fortaleciéndonos en nuestro Señor Jesucristo, porque sólo con la fe en Cristo podemos estar firmes ante los embates de satanás. Continuar leyendo «¡Cuidado con el diablo!»

Es bendito el que confía en Dios

Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.” (Jeremías 17:7-8)

La bendición de Dios nos hace prosperar pese a cualquier situación o condición humana cuando confiamos en Él. Continuar leyendo «Es bendito el que confía en Dios»

Tenemos Intercesor

Mis queridos hijos, les escribo estas cosas para que no pequen. Pero, si alguno peca, tenemos ante el Padre a un intercesor, a Jesucristo, el Justo.” (1 Juan 2:1 NVI)

La gracia de Dios nos asiste en medio de nuestras debilidades, y aún en medio del pecado somos socorridos por la obra redentora de Cristo; todos los que han pecado pueden recibir el perdón de manera gratuita e inmediata, porque Cristo es el que intercede por aquellos que se arrepienten de sus pecados, Sólo Cristo puede lograr que seamos librados del castigo por el pecado. Continuar leyendo «Tenemos Intercesor»