Edificar nuestras vidas en Cristo nos da vida eterna

Edificar nuestras vidas en Cristo significa vivir conforme a su palabra, es amoldarnos a su voluntad y a su imagen, es tener la mente de Cristo para pensar y actuar como él

“»El que escucha lo que yo enseño y hace lo que yo digo, es como una persona precavida que construyó su casa sobre piedra firme. Vino la lluvia, y el agua de los ríos subió mucho, y el viento sopló con fuerza contra la casa. Pero la casa no se cayó, porque estaba construida sobre piedra firme. »Pero el que escucha lo que yo enseño y no hace lo que yo digo es como una persona tonta que construyó su casa sobre la arena. Vino la lluvia, y el agua de los ríos subió mucho, y el viento sopló con fuerza contra la casa. Y la casa se cayó y quedó totalmente destruida.»” Mateo 7:24-27 TLA

Fijar nuestras vidas en las palabras de Jesús nos da garantías eternas. Él mismo es la verdad, él mismo es la Palabra de Dios que vino a nosotros, la cual debe ser el fundamento de nuestra vida para que esta permanezca para siempre, lo cual también dicho de otra manera, significa vivir bienaventurados eternamente en Cristo.

Aceptar y vivir las palabras de Jesús reflejan un reino nuevo, una vida renovada, se vive en un buen propósito que en nada se parece a los propósitos de quienes desechan estas Palabras, porque dichos propósitos brotan las ambiciones del mundo bajo el poder de satanás y de la muerte. 

Toda la vida que se viva indiferente a las Palabras de Jesús quedará en la ruina, en la miseria y el dolor, porque este reino es del diablo forjado por la mentira y por la seducción al pecado que arrastra a la humanidad. Hoy es un buen tiempo para fijar tu vida en Cristo Jesús para que de esa manera  vivas eternamente en gozo pleno. 

La Biblia también dice:

“¡Obedezcan el mensaje de Dios! Si lo escuchan, pero no lo obedecen, se engañan a ustedes mismos y les pasará lo mismo que a quien se mira en un espejo: tan pronto como se va, se olvida de cómo era. Por el contrario, si ustedes ponen toda su atención en la palabra de Dios, y la obedecen siempre, serán felices en todo lo que hagan. Porque la palabra de Dios es perfecta y los libera del pecado.” Santiago 1:22-25 TLA

“Por eso, hermanos míos, ya que Dios es tan bueno con ustedes, les ruego que dediquen toda su vida a servirle y a hacer todo lo que a él le agrada. Así es como se le debe adorar. Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto.” Romanos 12:1-2 TLA

Compartir