Para el tiempo de la angustia Dios es nuestro escondedero

Dios nos ofrece un lugar seguro en Él para que no andemos a riesgo de muerte en los momentos tormentosos de la vida por cualquiera que sea la situación adversa que enfrentemos.

Mi escondedero y mi escudo eres tú; En tu palabra he esperado. Salmos 119:114

 La biblia revela que Dios es el que nos protege del mal, realmente no podemos por nosotros mismos librarnos de las obras de satanás que buscan cada día arruinarnos.

Debemos conocer las promesas de Dios y confiar que cada una de ellas se cumple de acuerdo como Dios lo ha determinado. Dios nunca rechazará a nadie que en el momento de la angustia acude a Él, Dios siempre protegerá a los que tienen en gran estima sus mandamientos para obedecerlos, porque precisamente los mandamientos de Dios libran nuestra alma y cuerpo de los males de este mundo.

Los que no obedecen a Dios exponen su vida al mal; los vicios y las malas acciones arruinan el cuerpo y envenenan el alma. Confiemos y obedezcamos a Dios y nunca nos faltará lugar para escondernos y escudo para protegernos.

La Biblia también dice:

Tú eres mi refugio; tú me protegerás del peligro y me rodearás con cánticos de liberación. Selah Salmos 32:7 NVI

No prevalecerá ninguna arma que se forje contra ti; toda lengua que te acuse será refutada. Esta es la herencia de los siervos del Señor, la justicia que de mí procede —afirma el Señor—. Isaías 54:17 NVI

Compartir