Aunque todo se derrumbe nunca dejará Dios de tener misericordia de sus hijos 

Dios tiene total control de las cosas y su amor prevalece por sobre todo, aunque los tiempos sean difíciles Él ya nos ha garantizado su amor eterno.

“Aunque las montañas cambien de lugar y los cerros se vengan abajo, mi amor por ti no cambiará ni se vendrá abajo mi alianza de paz.» Lo dice el Señor, que se compadece de ti.” Isaías 54:10 DHH94I

Nada es capaz de impedir la misericordia de Dios cuando ha dispuesto socorrernos de cualquier situación que enfrentemos; sea pecado o alguna tribulación, porque del pecado nos perdona y en la tribulación nos acompaña para que no nos acobardemos, para que actuemos con fuerza y sabiduría y así salir librados y victoriosos. 

Todo lo que Dios ha prometido como bendiciones de su pacto de gracia se ha de cumplir tal y como ha sido ofrecido, porque ese pacto ha sido sellado con la sangre de Cristo, su sacrificio cumplió con las condiciones para que recibamos todas las bendiciones. 

Cristo es nuestra garantía para vivir bajo la bendicen de Dios, para disfrutar siempre sus misericordias, pero debemos saber que la fe en Cristo es necesaria, aunque también es don que nos es dado desde el cielo por pura gracia. Por lo tanto hoy nos corresponde responder a Dios con un corazón agradecido y confiado.

“¿Acaso va a estar siempre enojado el Señor? ¿No volverá a tratarnos con bondad? 8 (9) ¿Acaso su amor se ha terminado? ¿Se ha acabado su promesa para siempre? 9 (10) ¿Acaso se ha olvidado Dios de su bondad? ¿Está tan enojado, que ya no tiene compasión?” Salmos 77:7-9 DHH94

“Mantengámonos firmes, sin dudar, en la esperanza de la fe que profesamos, porque Dios cumplirá la promesa que nos ha hecho. Busquemos la manera de ayudarnos unos a otros a tener más amor y a hacer el bien. No dejemos de asistir a nuestras reuniones, como hacen algunos, sino animémonos unos a otros; y tanto más cuanto que vemos que el día del Señor se acerca.” Hebreos 10:23-25 DHH94I

Compartir