Hagamos todo movidos por poder del amor y nuestras jornadas serán bendecidas

Dios espera bendecir nuestro día al ver la intención de nuestro corazón de ser buenos  con todos, y si somos excelentes personas, Él se encargará de que seamos excelentes en lo que hagamos y por lo mismo exitosos.

En este nuevo día, tenemos la oportunidad de ser delante de Dios buenos en lo que hacemos y excelentes personas, si todo lo hacemos impulsados por el amor. Hay una línea muy delgada, entre hacer las cosas inspirados por el amor al poder, o por el poder del amor. Siempre que el amor sea el motor que nos empuje en la vida, vamos a llegar lejos y nuestras obras van a trascender, porque serán de mucha bendición en la vida de quienes Dios nos permite bendecir.

No permitamos que los momentos complicados destrocen nuestro carácter para volvernos personas ásperas y dictadoras, porque la nobleza de la vida es el potencial más grande que podemos tener, porque Dios bendice a los que son mansos, más resiste a los soberbios. Esta mansedumbre y nobleza son productos del amor de Dios en nuestros corazones, con el que podemos lograr buenos resultados en cada día.

En los diferentes momentos de un día, tenemos la oportunidad de hacer el bien en lo que sea que hagamos, porque siempre estamos rodeados de personas que necesitan de nosotros, ellas son la ocasión para abrir nuestro corazón y dejar que fluya lo que hay en él. Es por esto que, la calidad de todo lo hagamos será el resultado de lo que realmente somos.

Llenemos nuestras vidas del amor de Dios, recordemos lo que Él hizo por nosotros; “que sin que lo mereciéramos, se entregó a una cruenta cruz para salvarnos del poder del mal, del pecado y de la muerte, se aseguró de darnos un lugar glorioso en el cielo, y todo esto, solamente por la decisión de su corazón, de amarnos incondicionalmente.” Amemos como Dios ama y seamos exitosos en este día.

Compartir