No tengamos miedo al futuro porque Dios está con nosotros

Nacimos con un propósito y este propósito se cumplirá, si dejamos que nuestra vida sea dirigida con la guía del Espíritu Santo y la Palabra de Dios.

Si Dios va delante de nosotros, nuestro caminar será seguro y se cumplirá el propósito de nuestro peregrinaje, es decir, cada paso de nuestra vida será exitoso y próspero. No abandonemos la senda aunque haya complicaciones, porque Dios se encargará de ello.

Cuando ponemos nuestra fe en Dios nunca estaremos sólo, aun en las peores crisis de la vida nos da aliento y nos fortalece para no ser derribados. Dios hará que seamos perseverantes hasta que Cristo venga y seamos glorificados, para que así terminen todas nuestras penas y sufrimientos.

Compartir