Las bondades de Dios son muchas y especiales para nosotros sus hijos

Dios siempre dará lo mejor a sus hijos que se presentan ante él de manera obediente, sujetos y reverentes. Sí, es muy importante que busquemos la presencia de Dios confiando que quiere lo mejor para nosotros, pero también, es necesario que sepamos corresponder como quiere que lo hagamos.

«No hay mejor cosa, que adecuar nuestras vidas en obediencia siempre sujetos a la voluntad de Dios, eso nos trae bendiciones, y sus bondades siempre son derramadas en nuestras vidas, porque son muchas las promesas de Dios, pero también las condiciones para llegar a ellas, aunque todo depende del sacrificio que Cristo que ya hizo por nosotros, pero nuestra fe en él es necesaria para disfrutarlas, el que no se ocupa en la fe permanece lejos de los galardones celestiales que se viven aquí y en el futuro.»

En cada instante de nuestras vidas necesitamos las bondades de Dios, él las tiene reservadas para nosotros, por eso siempre debemos pedirlas, son nuestras y hay que acceder a ellas con una fe activa, siempre confiando y obedeciendo, porque fe no solo es creer que Dios existe, sino que también tiene que ver con la acción de nuestra fe, es decir, vivir realmente bajo nuestra convicción de que Dios existe.

Creer en Dios produce un cambio de vida, es volvernos a él, agradecer por sus bondades y depender de él, por lo que, buscar sus bondades siempre será parte de nuestra vida de fe, ya que todas estas bondades son determinadas para que vivamos bien aquí y ahora.

Dios hará públicas las bendiciones con las que nos muestra sus bondades, porque nos usará como testigos para que otros vean los frutos de nuestra fe, el amor especial con que Dios nos trata y que el estar sometidos a él siempre trae abundantes bendiciones. Dios responderá en público lo que en la relación íntima con el buscamos, y recompensará nuestra vida que le honra, esa que vivimos cuando nadie nos ve. Seamos diligentes y obedientes en la búsqueda de las bondades de Dios, porque las tiene reservadas en abundancia para nuestras vidas.

Compartir