Todo lo que sucede está bajo el control de Dios y es de bendición para sus hijos

Nada sorprende a Dios, y por lo mismo nada de lo que acontece nos debe sorprender, mucho menos, nos debe hacer dudar de él, no debemos cuestionar si Dios es bueno realmente, por el mal que sucede, o si es poderoso, ya que lo que acontece se ve peligroso.

«Todo esto nos debe llevar a confirmar más nuestra fe en Dios y los que no tienen fe, anhelamos que la puedan recibir por la gracia de Dios para salvación, ya que no siendo Dios el responsable del mal, nos provee la solución, y además usa todo acontecimiento para ayudarnos a crecer cristianamente, el obra bondadosamente en medio del mal para nuestro bien.”

Dios es eterno, es decir, existe por sí mismo desde siempre, nunca tuvo un origen y siempre será el único Dios. Este Dios es soberano, es superior a todo, nada puede estar por encima de él, por eso es el origen de todo, y activamente sustenta, sostiene y dirige la creación, de tal manera, que nada escapa de su voluntad, pues lo que quiere hace sin que nadie se lo impida, pero tampoco hará las cosas al azar, sino que todo se decreta y se planea con sabiduría desde la eternidad.

Dios también, permite que sucedan cosas, las cuales pueden que no sean buenas, pero sin ser responsable de ellas deja que sigan su curso, ya que finamente, él obra en todo para bendición de sus hijos y para que sus propósitos y planes sean exitosos. Dios no puede perder el control de nada, y nada puede interrumpir su obra en tu vida, por eso debemos confiar en él, sujetarnos y dejarnos guiar por su palabra y con su Espíritu Santo.

Todo lo que Dios comienza lo completa, si es el Dios de tu vida siempre lo será, pero además, lo que promete lo cumple, porque el mal no puede contra él, ya que por Cristo satanás ha sido vencido y su obra es derrumbada por la presencia de Dios en tu vida. Pero además, nada de lo que acontezca te debe robar el gozo y la alegría de vivir cada día con la esperanza de que tu vida esté bien. Tu y yo seremos mejores cada vez que conozcamos más a Dios, y hoy es la oportunidad para conócelo más, al verlo actuar con misericordia en las situaciones peligrosas que se viven en el mundo.

Satanás es el ladrón que quiere robarte la paz a través de los acontecimientos que se viven y mediante las dificultades que se enfrentan, pero Dios siempre está tomando el control de tus situaciones, y hará que absolutamente todo sea para que mañana estés mejor, mientras  disfrutas cada momento de tu vida.

Si Dios permite que enfrentes dificultades es porque quiere hacerte triunfar con la victoria de Cristo, si permite enfermedad, es porque quiere consolarte con su Espíritu Santo, si alguna vez has experimentado escasez, o ahora mismo estás pasando por ello, es porque Dios quiere mostrarse como proveedor, o simplemente te quiere enseñar que hay cosas mejores, porque no solo de pan el vivirá el ser humano.

Compartir