Cristo es la revelación perfecta y gloriosa de Dios para nuestra salvación

Cristo es la consumación de la revelación de Dios; es el cumplimiento de lo anunciado, es el mensaje encarnado y es la máxima revelación de Dios. Cristo es el tema central en toda la Biblia y el propósito es nuestra salvación. Cada vez que prestamos atención a la palabra de Dios escuchamos la invitación a poner nuestra fe en Cristo para ser salvos y para disfrutar de las bendiciones de Dios todos los días.

“en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,” Hebreos 1:2-3 RVR1960

En Cristo el único Dios queda revelado en la única y completa revelación, la cual es suficiente y eficaz para cumplir el propósito que Dios trazó desde la eternidad; la salvación de nuestra alma. No tenemos que buscar a otro dios, porque no existe otro, ni podemos buscar por otro medio al Dios verdadero, Creador, Sustentador y Salvador, sino sólo por su revelación. Somos llamados creer en Cristo para ser salvos, solo por él pueden ser perdonados todos nuestros pecados.

Nuestra salvación en Cristo es perfecta, porque en él está la perfección de Dios, es Dios mismo en él salvador. Por eso debemos decir, que nuestra salvación es obra del único Dios verdadero, quien nunca guarda silencio, ni detiene su obra en el plan de nuestra salvación, aunque aún esperamos la consumación de nuestra gloria, tenemos la certeza en Cristo Jesús, porque precisamente, Cristo con su perfección gloriosa, y su obra perfecta hizo posible nuestra eterna salvación. 

Compartir