El evangelio es el poder por medio del cual somos salvos

Sólo la muerte de Cristo en la cruz es capaz de cambiar el rumbo y la vida del ser humano. Lo que Cristo hizo en el calvario es muestra de su amor y la manifestación de su poder, porque en esa condición de debilidad y de humildad nunca el mal tuvo poder sobre él, ya que esa era la condición que Jesús decidió tomar para ofrecer su vida por la de nosotros. Así que, la cruz no es derrota sino triunfo, es la victoria necesaria para nuestra salvación.

«Los que consideraron el mensaje de la cruz como locura fue porque vieron la crucifixión desde la perspectiva romana, sin entender el propósito de Dios. Cristo murió en la cruz como si hubiera sido un malhechor, pero en realidad, murió en esa condición porque por amor decidió tomar nuestro lugar. Sólo Cristo podía ser nuestro sustituto, ya que nadie estaba en la condición de agradar a Dios por lo perfecto su vida y de su obra sacrificial, por eso es por lo que, el mensaje de la cruz no es insensatez, sino la buena noticia y poder de Dios para ser perdonados y recibir salvación.»

Todos los que desprecian el mensaje del evangelio rechazan el sacrificio de Cristo como esencial y necesario para salvación, por eso con esta actitud están manifestando perdición, ya que Cristo precisamente con su obra sacrificial en la cruz vino a salvar a los perdidos. Por otra parte, es evidente que los que consideran el mensaje del evangelio como algo insensato, es porque el evangelio sólo puede ser recibido con la fe y sabiduría del cielo, lo cual también refleja la gracia y la misericordia de Dios, porque siendo así esto, significa que Dios por gracia nos capacita para creer en Cristo.

Para los que somos salvos por recibir el evangelio podemos disfrutar de victoria sobre el mal, porque la cruz es victoria sobre satanás, disfrutamos las bendiciones celestiales, porque por la cruz de Cristo somos libres de toda maldición, pero como también Cristo resucitó nosotros también viviremos por siempre después de la resurrección o de la transformación cundo el regrese por su iglesia con gran poder y gloria. Dios decidió salvarnos por medio de la cruz, por lo tanto, esta obra es perfecta, sabia, poderosa y única, por eso con urgencia y fe debemos recibir el evangelio.

Compartir