Vivamos sumergidos en el amor de Dios siendo amados y amando

El amor de Dios se hace conocible no sólo por el conocimiento a través de la información y de la enseñanza, sino que también es conocido a través de la experiencia, y esto es cuando recibimos el perdón y la salvación a través de Cristo. Esta experiencia se vuelve un estilo de vida, no sólo por el cambio que hace la manifestación poderosa del amor de Dios en nuestras vidas, sino por la forma de vida que vivimos en amor; haciendo el bien para la gloria de Dios y para bendición del prójimo.

«La vida entregada a Dios como respuesta a su entrega para salvarnos, nos hace estar dispuestos para sus propósitos de bendiciones. El amor de Dios nos capacita para amar, porque, además Dios espera que amemos como él nos ha amado, así sin reservas, sin que mereciéramos el amor y sin esperar nada a cambio. La comunión con Dios es una relación que se logra por los lazos del amor, por eso en la comunión con Dios podemos disfrutar siempre de su amor, pero también debe fluir en nuestro corazón el principal fruto espiritual, el cual es precisamente el amor.»

No pensemos que Dios nos ama porque valemos mucho, porque tengamos virtudes o porque seamos muy capaces. Dios nos ama, sólo porque decidió amarnos, ya que cuando nos amó vivíamos en contra de él, hundidos en el pecado y sin poder hacer las cosas al grado de honrar su nombre, pues aún nuestras muchas obras buenas no eran suficientes, ni tan buenas como para que meciéramos el favor de Dios, en realidad merecíamos condenación en lugar de bendición.

No dudemos del amor de Dios, no dudemos que él nos ama, ni dudemos de amar, porque en esto hay bendiciones, así podemos conocer la felicidad, porque el propósito de Dios al amarnos es darnos lo mejor, lo eterno y favorecernos todo el tiempo, y es así como podemos sentirnos bien en medio de las peores circunstancias. Dios ha manifestado su amor y siempre lo seguirá manifestando en nuestras vidas, por eso es por lo que siempre debemos estar viviendo su amor, dando honor a su amor, dependiendo de su amor y conociendo más su amor. Vivamos en la profundidad de su amor disfrutándolo y amando a todos.

Compartir