Andemos por el buen camino

Satanás busca distraernos para que nos apartemos de la verdad, con astucia nos presenta otras opciones o formas de vivir la vida y de aparentes triunfos, sin embargo, todo lo que emana de este mundo bajo la influencia de satanás y que se opone a Dios, lleva siempre por el camino de la muerte. Si vivimos la vida de manera mundana entonces estaremos en esa corriente en donde no importa la Palabra de Dios, ni su plan para salvarnos de nuestro problema espiritual.

«Nuestra atención debe estar siempre en el evangelio, porque Cristo es el que resuelve nuestros problemas fundamentales, nos lleva a la comunión con Dios y por medio de él se recibe la vida de gozo, de paz y de esperanza. Solamente por medio de Cristo podemos llegar a Dios y mantener la comunión con él y así recibimos todos los bienes celestiales.»

Hoy tenemos la bendición de la presencia del Espíritu Santo y de la Palabra de Dios, porque precisamente el Espíritu Santo nos ayuda a comprender la verdad y a confiar en Dios para tomar su Palabra como fiel y verdadera y por lo mismo ponemos nuestra fe en Cristo para que Dios cumpla su voluntad en nuestras vidas, para que seamos salvos y siempre sigamos lo correcto en todo.

Tenemos que ser agradecidos y serviciales en la vida diaria al meditar en el futuro que nos espera, porque fue Dios el que nos buscó cuando estábamos perdidos y fue Dios el que tomó la iniciativa de guiarnos a él.

Hay que caracterizarnos por vivir para la gloria de Dios, porque todo lo bueno está asegurado por su obra en Cristo, y porque incluso, cuando no nos apartamos de la verdad siempre estaremos recibiendo sus bendiciones. Al estar en Cristo quien es el camino al Padre celestial estamos dentro de las bendiciones y promesas divinas. Que cada día seamos más entendidos con la Palabra de Dios para ver en qué camino vamos.

Compartir