Confía que en la mano de Dios estarás bien

Tu vida en las manos de Dios estará segura y serás tratada y tratado con ternura. En las manos de Dios está la provisión y de ahí vendrá tu transformación conforme a su voluntad. Dios es el que puede cambiar tu ser desde lo profundo y puede mover tu voluntad para hacer lo que a él le agrada. Se trata de estar en las manos de Dios y depender de su obra, más que de tus meras acciones.

«Hay que confiar en Dios y seguir su propósito, por eso siempre que tomes su palabra encontrarás conocimiento y sabiduría para actuar con base en el propósito de Dios, así no estarás fuera de sus bendiciones y tendrás la protección y fortalecimiento de su mano poderosa. Hoy Dios quiere impulsarte para adelante, él quiere encomendarte grandes cosas, quiere usarte con su mano de gracia y poder para que seas instrumento de bendición en eso que haces todos los días.»

Cuando te deposites humildemente en Dios, para vivir conforme a su corazón Dios se encargará de tus necesidades, pero considera esto, Dios quiere tratar con tu alma, porque si tu alma está sana y satisfecha todo tu ser estará bien. Dios quiere hacerte participar de su reino espiritual, porque también de esta manera añadirá todas las cosas físicas y materiales que necesitas. Disfruta estar en las manos de Dios y tu espíritu será recreado y lleno de lo eterno y glorioso.

Cuando descanses en Dios conocerás que lo que ha sido imposible en tu vida y por tu esfuerzo, Dios lo hará posible, y de la misma manera Dios te dará victoria, ahí en donde has sufrido derrotas. Así que, solamente confía, se valiente y avanza, porque si la mano de Dios está a tu favor no puede suceder otra cosa que tu perseverancia y la conquista. Por lo tanto, de aquí en adelante disfruta tu vida en Dios, no dejes que nada te amargue, si no se positiva y positivo, y gózate todos los días a pesar de todo lo malo que te rodee, ya que de la mano de Dios nadie te puede separar.

Compartir