Ora a Dios y espera en él

No te desesperes por las cosas difíciles que te pasan, mejor activa tu fe orando, confesando que Cristo es el medio perfecto de Dios para darte la respuesta y la solución. Y si estás orando no te desesperes porque Dios aún no ha contestado tus oraciones, sigue orando y esperando porque Dios ya ha visto tu fe y ha escuchado tu clamor.

Confía en Dios, vence el miedo y el desánimo con la fe, porque cuando puedes tener la certeza en las promesas de Dios y la convicción en eso que no se ve con los ojos físicos tu vida estará segura y muy activa para disfrutar de Dios y para seguir buscando en él todas las cosas y así esperando todo el tiempo que sea necesario con la seguridad de que nunca te faltaran sus bondades como respuestas a tus oraciones.

Compartir