Sin la ayuda de Dios no podemos entender Su Palabra

Nuestras plegarias y esfuerzo deben considerar la necesidad de que la Palabra de Dios se valla grabando en nuestros corazones para que la vida se viva de acuerdo con la voluntad de Dios. Hay que buscar la bendición de Dios sobre el discernimiento espiritual, para que así el Espíritu Santo nos ayude a comprender el mensaje en su Palabra y seamos guiados a Cristo para poner la fe en él. Con hambre y sed de la Palabra de Dios procuremos estar en contacto con ella al estudiar y al escuchar el mensaje del evangelio.

«Es especial y maravilloso todo lo que Dios nos ha revelado, porque nos muestra la solución y respuesta para nuestras vidas. Todas las promesas que Dios nos ofrece en su Palabra y la dirección que nos da a través de ella nos permite encontrarnos con Cristo quien es el Salvador de nuestras vidas, así toma sentido nuestra existencia y todos los días podemos disfrutar el vivir en la comunión con Dios y en perseverancia hacia la gloria celestial.»

Para comprender la Palabra de Dios necesitamos la sabiduría celestial, porque con la inteligencia humana es imposible que entendamos y atesoremos el precioso mensaje de salvación y de todas las bendiciones que Dios quiere darnos. Así que, busquemos en Dios todo lo que necesitamos para poder conocer su verdad revelada en su Palabra y ser bendecidos grandemente por ella.

Cuando nos acercarnos a la Palabra de Dios para estudiar y para escuchar hay que tener la intención y el propósito de escuchar su voz amorosa, porque el quiere que recibamos la buena noticia de que quiere salvarnos y llenar nuestra vida de todas esa bendiciones que nos dan felicidad en esta vida y la esperanza de la gloria celestial. Que nuestra vida se llene de gozo al saber que Dios nos da el mensaje de vida eterna y que nos ayuda a comprenderlo para recibirlo.

Compartir