El que no perdona Dios no lo perdona

Perdonar la ofensa de nuestro prójimo es resultado de haber recibido el perdón de Dios; por el favor inmerecido fuimos perdonados y por el favor que no se merece el prójimo tiene nuestro perdón.

Porque, si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. Pero, si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas. Mateo 6:14-15 NVI

Unas de las partes centrales de la oración de padre nuestro no es solo el hecho de pedir con confianza el pan nuestro de cada día, también lo es la búsqueda del perdón que es necesario tanto para vivir el presente, como también el futuro con la gracia de Dios.

Sin embargo, hay una condicionante para ser perdonados por Dios; debemos nosotros perdonar a quienes nos ofenden. Lo que esto significa, es que, si entendemos la gracia de Dios para buscar el perdón, significa que por la misma gracia con la que somos perdonados nosotros también debemos perdonar. Esto nos posiciona en la correcta comprensión de la gracia y por lo mismo, de esta manera buscamos de manera genuina el perdón divino para salvación.

La Biblia también dice:

Sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo. Efesios 4:32

No juzguen, y no se les juzgará. No condenen, y no se les condenará. Perdonen, y se les perdonará. Lucas 6:37

Oraciones:

  • Que Dios te ayude a perdonar.
  • Que tu iglesia sea una comunidad de gracia para dar alivio al alma.

Ve más reflexiones en mi instagrama

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Israel Campos (@israelkampos) el

Suscríbete en mi canal de Youtube y recibe himnos y reflexiones maravillosas 

Compartir