¿Quiénes pueden comprender la Biblia?

“La Biblia no se destinó nunca a ser un libro para eruditos y especialistas únicamente. Desde el principio se destinó a ser el Libro de todos, y aún lo es. El mensaje que contiene está destinado a satisfacer una necesidad universal; a su personaje central se le llama con razón «el Salvador del mundo». Aunque se terminó de escribir hace tantísimo tiempo, la Biblia jamás envejece, pues los temas que trata son de tal naturaleza que conservan su relación práctica con la vida siglo tras siglo, y nos tocan tan de cerca como a la gente que primero la leyó.” Así lo cometa FF. Bruce

La Biblia fue escrita hace muchos años, en una cultura diferente a la nuestra, en idiomas que no son nuestra lengua natal. Los escritores humanos de la biblia, en su mente tienen un propósito específico en una comunidad determinada y con su texto quieren lograr un objetivo concreto ahí en su propio contexto. Aunque divinamente hay un propósito general que Dios busca cumplir en el mundo con la Biblia, esto no determina que no tengamos que usar necesariamente herramientas y métodos para la comprensión de la Biblia, claro está también, que siendo Dios el autor divino de la Biblia, necesitamos del Espíritu Santo para la compresión y efectividad de la Palabra en nuestras vidas.

Hay diferentes escuelas de interpretación bíblica, diferentes herramientas y métodos. Por lo mismo, debemos tomar en cuenta que en la mayoría de los casos, para interpretar la Biblia o para extraer su enseñanza somos influenciados más por la religión que profesamos o por nuestra propia confesión, esto no debería ser así. Debemos dejar que la Biblia hable por sí sola, o deberíamos dejar más que todas las cosas, que sea el Espíritu Santo el que nos hable, el lenguaje del Espíritu Santo que se dejará oír a nosotros es el lenguaje de la Biblia. Es decir, el Espíritu Santo siempre nos hablará de lo que ya se habló o reveló en la Biblia por su misma inspiración.

Podríamos decir, que si queremos identificar la verdadera Voz del Espíritu Santo será con el lenguaje propio de la Biblia. Por otra parte, si queremos conocer verdaderamente el contenido, propósito y eficacia de la Biblia tiene que ser con la Voz propia del Espíritu Santo. Sin embargo, esto no debe escatimar todas las herramientas, métodos y escuelas de interpretación bíblica, al mismo tiempo, esto reafirma la libertad y necesidad que todos tenemos para acercarnos a texto bíblico y obtener el verdadero conocimiento de Dios.

Compartir

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.