Dios suple nuestras necesidades

El que adora a Dios disfrutará lo que tiene y aun recibirá más bendiciones.

Alaba al Señor, Jerusalén; alaba a tu Dios, oh Sión. Él refuerza los cerrojos de tus puertas y bendice a los que en ti habitan. Él trae la paz a tus fronteras y te sacia con lo mejor del trigo. Salmos 147:12-14 NVI

Dios nos sustenta con su poder y su misericordia; nos da la seguridad que necesitamos, nuestra alma puede gozar de paz al sabernos perdonados y aceptados como sus hijos. El pan que nuestro cuerpo necesita es la provisión que Dios hizo que existiera desde el principio, porque con la palabra de su boca todo fue hecho.

Debemos adorarle con nuestros hechos, todas nuestras intenciones y acciones deben expresarse con toda la fuerza de nuestro ser y que todo sea producto de la gratitud por las bondades de Dios. Nuestra boca debe articular palabras que exalten el nombre de Dios, porque Él es el Dios de nuestra provisión.

Agradecer a Dios es lo primero que debemos hacer en el día para disfrutar lo que tenemos, porque aun la vida es la provisión de Dios, por  su misericordia vivimos y de Él proceden todas las cosas que en esta vida necesitamos para ser bienaventurados.

La gratitud a Dios no consiste únicamente en un “muchas gracias”, más que esto, tiene que ver con acciones de gracias; las acciones de gracias incluyen; devoción, adoración, sumisión, compasión y servicio. De esta manera, el mundo sabrá que Dios es el Creador de todo cuanto existe, y el Sustentador para que todo continúe existiendo.

Hoy es un buen tiempo para que seas mejor, porque al reconocer que Dios se merece tu alabanza y adoración, comenzarás a disfrutar lo que no has podido disfrutar, tu vida tendrá una mejor calidad de vida, porque aun en los momentos dificultosos Dios te hará sentir bien y con la esperanza de un mejor mañana.

La Biblia también dice:

Cuando contemplo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que allí fijaste, me pregunto: ¿Qué es el hombre, para que en él pienses? ¿Qué es el ser humano, para que lo tomes en cuenta? Pues lo hiciste poco menos que Dios, y lo coronaste de gloria y de honra Salmos 8:3-5 NVI

Anímense unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales. Canten y alaben al Señor con el corazón, dando siempre gracias a Dios el Padre por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Efesios 5:19-20 NVI

Oraciones:

  • Eleva a Dios una oración de gracias por todas la bendiciones recibidas.
  • Ora para que tu iglesia sea agradecida con Dios mostrando siempre una vida de servicio.
Compartir