Dios tiene un lugar en lo más alto para sus hijos que sufren pobreza

Dios exalta a los menesterosos y les da un lugar glorioso en su presencia; a los que están en lo más bajo, los coloca en lo más alto, pero también, a los altivos que están en los más alto, los hará descender lo más bajo.

“Tanto los pobre como los ricos necesitan la gracia de Dios, ambos tienen la necesidad del perdón. Pero también, el pobre necesita pedir el sustento que no tiene y el rico debe agradecer por el sustento que tiene.”

Dios se manifiesta maravillosamente para socorrer y exaltar a los humildes y desamparados cuando estos claman por ayuda, porque no sólo por el hecho de ser los más pobres materialmente Dios los va a bendecir, ellos necesitan orar con fe y en humildad, ya que la pobreza, no hace humilde a las personas delante de Dios. También hemos de decir, que Dios no actúa por lastima, sino por gracia, lo cual significa, que Él crea la posibilidad para que los que están en pobreza puedan clamar con fe, los convence y les da los medios para que sus oraciones sean posibles.

La respuesta de Dios al clamor de los pobres es también la revelación de su poder y de su gracia a los orgullosos, incluso, es la revelación para los injustos que le roban al pobre, porque Dios les da la oportunidad para dejar de lado su altivez reconociendo que Dios es el Poderoso y a Él se deben rendir. Les hace ver, que es dueño de todo, por lo que da y quita a quien quiere, y si no se someten reverentemente terminarán mal, ya que nada de lo que tienen es capaz de vivificar e infundirle aliento a su alma. La exaltación a los pobres es publica, para que el mensaje le quede claro a todos los soberbios.

Compartir