No te juntes con los que viven para dañar a otros

Procuremos que nuestra vida sea de mucha bendición, velemos por la causa de los indefensos, seamos soportes de los débiles, amemos sin interés, y cuando alguien nos busque para hacer lo malo, si se dice ser cristiano hay que reprenderlo, y si es incrédulo hay que predicarle el evangelio.

Debemos cuidarnos de no formar parte de las personas o grupos malos, perversos e instrumentos de satanás, quienes tienen como propósitos lastimar la obra de Dios, lo hacen consientes o inconscientemente. Existen consejos o personas religiosas, los cuales hacen planes destructivos, y buscan a los más débiles para que sean sus aliados o sus siervos en estos planes torcidos.

Dios nos ha liberado de la maldad y de la maldición para hacer obras buenas, así que, cuando alguien te invite a que te unas a él o a ellos para ser destructivo, mejor aléjate, porque de lo contrario, la maldición que hay para ellos también te llegará a ti.  Nada bueno se saca de consentir a una persona chismosa, tu vida así no puede ser bendecida, no puedes de bendición.

Si te juntas con personas que según ellos hacen críticas constructivas, analízalos y verás que esos criticones nunca han construido nada, lo único que han hecho toda la vida es destruir, incluso, actúan así porque son personas fracasadas, perdedoras y llenas de envidias. Aléjate de este tipo de personas porque van a corromper tu vida.

Muchas personas perversas e hirientes, se disfrazan con falsa piedad y como buenos cristianos, pero todos sus planes son destructivos, los planean en lo oscuro, y normalmente se dicen celosos por Cristo y su causa, pero realmente no actúan ni viven como Cristo, porque son carentes de amor, gracia y misericordia, no son nada bondadosos, nunca son cariñosos con nadie, vaya, ni siquiera con los de su casa. Este tipo de personas son como los fariseos que ordenaron la crucifixión de Jesús.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

En un lugar muy bonito 😍

Una publicación compartida de Israel Campos (@israelkampos) el

Compartir