Dios siempre hará todo para el bien de sus hijos y de su pueblo

Dios siempre está actuando para liberarnos del mal que nos causa malestar como seres humanos y como sus hijos. El pecado siempre nos hará daño y Dios busca que nos consagremos a él, porque así estaremos bien. Cada día Dios procura que nuestras vidas estén bien, aun en lo malo que vivimos está la mano de Dios moviendo todo para que de toda nuestra vida saque provecho y así disfrutemos vivir.

El saber que Dios nos ha perdonado, el reconocer que todos los días recibimos sus misericordias con el sostenimiento y que manifiesta su amor permanentemente para con nosotros, debe provocar alegría en lo profundo de nuestro ser.  Todo el asombro que nos causa Dios por lo que hace en nuestro favor, porque nada de eso nos merecemos, nos debe llevar a las sumisión voluntaria, sabiendo que nada malo nos pasará bajo su amparo, y si nos sucediera algún mal, Dios siempre tendrá el control y un buen propósito. Pero también la adoración a Dios con nuestras vidas debe ser inspirada y motivada por sus bondades.

Compartir