Encontraremos el bien confiando y obedeciendo a Dios

Desde el principio Dios ha hecho notorio su poder, amor y buen propósito, además a puesto leyes en la misma obra de creación, en la conciencia, en el corazón, se ha revelado de muchas maneras y nos dio a su propio hijo para salvarnos. Dios quiere que dependamos de él, que centremos nuestras vidas en sus promesas y mandamientos, como la respuesta de un corazón que le cree y lo reconoce como el único Dios quien es digno de la gloria y capaz de sustentarnos.

“A fin de que pongan en Dios su confianza, Y no se olviden de las obras de Dios; Que guarden sus mandamientos, Y no sean como sus padres, Generación contumaz y rebelde; Generación que no dispuso su corazón, Ni fue fiel para con Dios su espíritu.”

Dios siempre nos muestra que quiere y puede ayudarnos a salir de la condición miserable espiritualmente, ha superar el pecado y las luchas diarias, por eso lo que ha revelado de él, tiene que ver con la forma en la que se ha relacionado con su propósito de salvación, y provee todo lo necesario para que su gracia nos sea suficiente. Por eso el tema central de la revelación es Cristo y el propósito nuestra redención de la maldición del pecado. Todo lo que Dios ha dicho de él, lo que ha hecho y hará es suficiente para que hoy disfrutemos la vida, y que nuestra esperanza del mañana sea gloriosa.

La palabra como la revelación de Dios no muere, porque incluso, aunque Cristo no está físicamente ahora, si lo está de manera espiritual y el es el salvador, nos ha dejado el evangelio que es predicado todo el tiempo. Este evangelio es el poder de Dios revelado, quien es capaz de arrancarnos de las garras del mal, de romper toda atadura espiritual y de hacernos perseverar hasta el día en el que Cristo volverá de manera visible y audible. Esta es la revelación de Dios que debe ser oída de generación en generación, la que debe estar en nuestros corazones en lugar de la idolatría y la indiferencia ante el Creador y salvador. Respondamos hoy a Dios confiando y obedeciendo.

Compartir