Somos bendecidos al conocer y guardar la palabra de Dios

Conocer la palabra de Dios nos da felicidad, porque en ella encontramos sus promesas y sus buenos propósitos, además el Espíritu Santo nos convence a través de ella sobre nuestro pecado y de la necesidad de poner nuestra fe en Cristo. Dios revela su voluntad y sus atributos se hacen conocibles a través de su palabra y hechos revelados. Los atributos de Dios tienen que ver con su ser y nos son dados a conocer en todo su hacer.

«Podemos tener mucha información de todas las cosas, pero si descuidamos la palabra de Dios y no nos aferramos a ella para considerarla nuestra guía espiritual de Dios para vivir en este mundo, nos perderemos o nunca encontraremos el camino correcto. La Biblia siempre tendrá como tema centrar a Cristo con el propósito de nuestra salvación. Así es como el escudriñar las escrituras siempre nos hará bien.»

No hay bendición más grande como la de conocer de Dios, a Dios y relacionarnos con él, por eso su palabra tiene el propósito de hacernos un llamado para venir a él. La Biblia contiene de manera escrita el evangelio, en todas sus letras y narraciones está presente la persona, palabra y obra de Cristo, por eso por lo que al despreciar la palabra de Dios y su mensaje se renuncia a las bendiciones eternas, pero cuando prestamos atención para creer en Cristo recibimos la bendición de una vida dichosa.

El entendimiento de la palabra de Dios y su efecto espiritual en la vida es la manifestación de la obra de Dios a través del Espíritu Santo, porque fue también a través de él que su palabra fue inspirada y revelada. Es así como con total seguridad podemos buscar las riquezas espirituales, y podemos conocer la voluntad de Dios en los tiempos, nos son más conocidos sus designios y podemos conocer la respuesta ante los acontecimientos y de todo lo que vendrá, principalmente, respecto de la segunda venida de nuestro salvador.

Compartir