Permanezcamos en la Palabra de Dios para bendición

Dios siempre quiere que nos vaya bien, que gocemos de sus bendiciones, por eso nos concede todo lo que necesitamos para estar en comunión con él y para que tengamos la dirección conforme a su corazón. El pecado siempre separa de Dios y así no se disfruta eternamente de él, y cuando vivimos indiferentes a Su Palabra no andaremos en la verdad sino en la mentira y en las falsedades en el mundo. La obediencia a Dios siempre nos hará estar en bendiciones a la manera de Dios, porque así, aunque se padezca por la verdad, espiritualmente estaremos bien con gozo, paz y esperanza.

“Mirad, pues, que hagáis como Jehová vuestro Dios os ha mandado; no os apartéis a diestra ni a siniestra. Andad en todo el camino que Jehová vuestro Dios os ha mandado, para que viváis y os vaya bien, y tengáis largos días en la tierra que habéis de poseer.” Deuteronomio 5:32-32

Dios no necesita de nuestra obediencia para ser Dios, ni se trata de estar bajo control arrogante cuando nos pide obedecer. Los mandamientos de Dios son el resultado de su tierno amor, porque con ellos nos hace ver la necesidad de un Salvador, nos muestra a Cristo y nos dirige a él y en nuestra vida con Cristo.

La Palabra de Dios no debe ser desechada sino considerada para vivir nuestra vida, debemos permanecer en ella porque así podemos conocer a Cristo, creer, crecer y ser dirigidos siempre en el camino de la verdad y sólo así se puede vivir al agradando a Dios y gozando de él para siempre.

Nuestros pensamientos, decisiones y acciones deben ser regulados por la palabra de Dios, ya que en ella Dios nos muestra su voluntad y todo lo que él decide y lo que manda debe obedecerse, ya que el sabe lo que es mejor para nosotros y la forma en la que puede ser agrado y nosotros edificados.

Dios ha determinado bendiciones que nos llegan cuando confiamos y somos obedientes y es que una cosa lleva a la otra, porque finalmente dependemos de la obra de Cristo que se nos explica con la Palabra de Dios, pues Cristo es el cumplimiento de la Palabra de Dios y cumplió perfectamente con todos los mandamientos de Dios.

Estar en comunión con Dios es tener reposo y vida eterna, por eso es por lo que cada disposición de Dios para estar en relación con el debe ser considerada, siendo principalmente Cristo el medio más importante y único para unirnos a Dios. Lejos de Dios hay muerte, se vive en esclavitud espiritual y bajo maldición, por lo tanto, debemos permanecer en la Palabra de Dios para que permanentemente seamos bendecidos. Recordemos que el día en el que Eva desechó la Palabra de Dios para oír y obedecer a satanás calló bajo poder de satanás, del pecado y bajo maldición. Permanezcamos en la Palabra de Dios para bendición.

Compartir