Dios hace todo en el tiempo perfecto

Dios te dice: Quiero que sepas que escucho tus palabras, sé cómo te sientes y veo lo que sufres. Ten paciencia, yo estoy haciendo mi obra perfecta, tal vez tú no lo sabes, pero todo lo que hago es bueno para tu vida. No tomes mi silencio como ausencia o desinterés por ti, te amo tanto, por eso lo que haré al final de tu proceso, te llenará de bendiciones y de alegría. Solo espera y no te desanimes, sigue clamando, porque cuando escucho tu voz manifiesto mis promesas en tu vida, pero que no se te olvide, que eso sucederá, justo en el tiempo perfecto.

«No dejes que nada golpee tu mente, no pienses mal, recuerda mis palabras, porque yo cumpliré cada una de ellas en tu vida, recuerda que mi hijo eres tú, no te desamparé, no me olvidaré de ti, y más temprano que tarde conocerás mi poder y misericordia. Guarda tu corazón con mi verdad, porque yo soy fiel, no permitas que los malos sentimientos gobiernen tu vida, resiste, llénate de mi amor, porque lo he puesto en tu corazón, para que mi gracia te sea suficiente en el momento de la tribulación.»

¡Cálmate! Detente por un momento, no actúes de prisa, no tomes decisiones a la ligera, porque justamente, este tiempo es para que aprendas sabiduría, paciencia y te acuerdes de mí. Yo quiero que tu fe crezca, no que abandones tu fe, por eso necesitas de mí. Sé que este proceso te dolerá, pero tendrás la forma que yo quiero y cuando eso suceda el gozo te invadirá, porque todas mis obras son perfectas y eternas. Ten calma y observa, porque lo mejor está por venir, sonríe, estoy a tu lado y no me apartaré de ti.

No reniegues de mi voluntad solo porque las cosas no están saliendo como tú quieres, acepta que mi voluntad es sabia y perfecta. Todo lo que yo hago y permito es parte del plan que tengo para tu vida, yo tengo el control de todo, y lo que ahora mismo te ocurre lo estoy canalizando para el bien de tu vida. No maldigas a nadie, solo bendice mi nombre, no murmures, mejor adora en mi presencia, y no te quejes, mejor ora porque estoy atento a tus palabras.

Yo estoy muy contento, porque ha llegado el momento para que tengamos una relación de confianza, desde ahora tu vida será más bendecida, sentirás más mi amor y mi presencia. Tu fe ya no será la misma, tu visión del futuro será más clara y tu manera de vivir será en victoria. Sé que ha sido difícil, pero ha valido la pena, ahora sabes que te amo y que no me apartaré nunca de tu vida, que mi silencio no es desinterés por tu vida, sino la muestra de que todo está planeado para tu bien, y que todo ocurrirá en mi tiempo perfecto.

Compartir