Dios responde cuando lo llamamos

Podemos orar a Dios por que él ha provisto la oración como un medio espiritual para estar en comunión con él y en diálogo sin cesar. Dios ha dicho que podemos orar y que debemos orar, ha hecho posible este recurso para ejercitar nuestra fe, pero también el hecho de que con nuestras oraciones somos bendecidos, porque Jesucristo es el medio fundamental para que Dios nos atienda.

«Hay que poner nuestras vidas siempre delante de Dios, hay que dejar nuestras cargas en él, y buscar que supla todas nuestras necesidades. La oración no es solamente pedirle a Dios que obre en nuestras vidas conforme al poder del evangelio, sino que también en todo lo concerniente a nuestra vida física Dios también nos atiende.»

Hay que esperar la respuesta de Dios con seguridad y obediencia, porque él verdaderamente escucha el clamor de su pueblo y porque va a responder conforme a su voluntad y eso es lo mejor que podemos recibir. Así que, la fe es necesaria para pedir creyendo que Dios nos escucha, pero también la fe es necesaria para la obediencia, es decir, el que verdaderamente confía, también con total confianza acepta la voluntad de Dios.

No importa cómo estén las dificultades en estos tiempos, porque Dios quiere y puede colocarnos en un lugar seguro, esto es su presencia, ahí nos establece y nos afirma. Muchos sienten que están hundidos hasta el cuello, pero esto es porque confían y dependen de ellos mismos, son indiferentes ante el Creador, y como consecuencia quedarán siempre vacíos y solos, porque la única manera de ser atendidos por Dios es por nuestra fe en Cristo.

Siempre debemos buscar la relación con Dios, porque la vida depende de él, la creó y la sustenta. Mientras Dios desea lo bueno para nosotros, satanás preocupar nuestra destrucción y muerte. Por esta razón, tenemos que estar bajo el refugio de Dios, porque solamente ahí tendremos estabilidad espiritual y seremos librados de la muerte eterna.

Compartir