Dios protege y satisface nuestra vida

Debemos pedirle a Dios protección, pero debemos tener la seguridad de que él nos guarda del mal. La oración con fe nos permite creer que Dios está con nosotros aun cuando en algunos momentos padecemos situaciones muy difíciles. Aprendamos a esperar en Dios, porque lo que sea que determine en su voluntad serán bendiciones para nuestra vida.

«En verdad Dios permitirá tribulaciones no para nuestra destrucción, sino para que seamos edificados al ver sus maravillas fortaleciéndonos para soportar y para que seamos perfeccionados como hijos de Dios, así que, no es que la protección de Dios falla cuando sufrimos, sino que todo ocurre conforme a su plan.»

No dejemos que satanás y el mundo nos asombren con las cosas de esta vida, porque todo lo que hay en el mundo resultado de la obra de satanás es para destrucción y muerte, aun cuando en apariencia se vea como lo mejor y como lo que nos puede dar verdadera alegría. Clamemos a Dios para que nos guarde del maligno, del mundo y nos de fortaleza para vencer a la carne.

Centremos nuestra vida en Dios y creamos que todo lo que necesitamos para nuestro verdadero bien procede de él. Confiemos siempre en Dios, dependamos siempre de él y así tendremos la perfecta protección y satisfacción. Debemos tener total interés por nuestra vida espiritual porque si en eso estamos bien toda nuestra vida podrá disfrutar de Dios y así Dios nos hará prosperar y perseverar pese a todas las angustias de este mundo, ya que nos guardará del mal, nos dará la victoria y seremos llenos de la gloria celestial.

Compartir