No desaprovechemos las bendiciones de la gracia de Dios

Las situaciones difíciles que uno atraviesa nos pueden acabar si seguimos de necios haciendo las mismas cosas, porque es lógico que cuando se hace lo mismo se obtienen los mismos resultados. Si no usamos correctamente las bendiciones que Dios nos da no podremos hacer su deseo en esta vida, porque él nos da las cosas para que siempre las usemos dándole la gloria. Si no cuidamos la vida se desgastará en vano, padeceremos mucho y sin ningún resultado glorioso.

«Enfrentemos todas las dificultades confiando en Dios, y por lo mismo llevando acabo acciones serias conforme a la Palabra de Dios. Debemos modificar muchas cosas en nuestras vidas, debemos ser disciplinados con el evangelio para que realmente veamos muchos frutos en esta vida, porque de lo contrario siempre seremos mediocres o fracasados.»

Comencemos una vida de grande provecho y de bendiciones creyendo en Cristo, busquemos la transformación y seamos esforzados en la gracia. Tomemos esta palabra: “Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, …” 1 Corintios 15:10

Dios siempre tiene bendiciones para sus hijos, pero Dios quiere que seamos fieles con lo que nos da para que de esa manera nos de más. La gracia de Dios es abundante para nuestra vida y por lo mismo debemos ser buenos administradores de su gracia, es decir, debemos estar viviendo conforme a la palabra del evangelio, porque así es guiada la práctica de nuestra fe en Cristo.

No pienses que Dios te ha desamparado, porque él no abandona a nadie, mas bien, hay que ver si no somos nosotros los que ya estamos despreciando la gracia de Dios. Por otro lado, cuando estamos en la comunión con Dios por medio de Cristo, y cuando por lo mismo le servimos a Dios nunca nos faltarán las recompensas. Por esto podemos decir que, por la gracia de Dios siempre estaremos bien, pero para esto hay que estar en Cristo mediante la fe.

Compartir