Así como fue anunciado Cristo resucitó

Nuestra fe debe estar puesta en Cristo, y debemos recibir todas sus palabras y lo que se dijo de él, porque precisamente, su resurrección ocurrió como se dijo de manera anticipada. Pero también, el hecho de la resurrección de Cristo es evidencia de la veracidad de Dios y es el fundamento de nuestra fe, es decir, el que Cristo haya resucitado manifiesta que Dios se agradó del sacrificio ofrecido en nuestro favor para que tengamos todas sus bendiciones.

“Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor.” Mateo 28:5-6 RVR1960

Mantengamos nuestra confianza y lealtad a Cristo, porque verdaderamente está vivo y está en nosotros y con nosotros, pero también tenemos la esperanza de que lo veremos cara a cara cuando también por su resurrección nosotros resucitemos en su segunda venida. Hoy hay que ser verdaderos testigos de la muerte y resurrección de Cristo, porque la buena noticia es que Cristo murió por nuestros pecados y resucitó al tercer día conforme a las Escrituras.

La realidad espiritual de poder creer por medio de la fe, que Cristo resucitó, le da sentido a toda la práctica de nuestra fe y a la vida cristiana. El conocimiento de la verdad del evangelio alimenta nuestra fe y nos guía en la práctica de esta, por eso siempre debemos estar recordando la palabra de la resurrección y profundizando más en ella, porque así también de manera fiel podemos estar esperando el retorno de Cristo a la tierra, aguardamos la esperanza de nuestra resurrección, mientras sirvamos anunciando este mensaje glorioso de la victoria de Cristo sobre satanás y sobre la muerte.

Compartir