Dios es dueño del mundo que creó

Nadie puede creer en Dios por medio de argumentos, ni nadie puede creer que Dios creó todo por medio de comprobaciones científicas. Creer en Dios y aceptar que todo lo que existe en la creación es obra de sus manos y que todo le pertenece, es posible solamente por medio de la fe, la cual llega a nuestra vida por pura gracia divina. Las primeras páginas de la Biblia nos muestran a Dios como el sabio creador, quien creó todo con un propósito maravilloso.

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra.  Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.” Génesis 1:1-2 RVR1960

No importa cuantos pensamientos se levanten en contra de la verdad, nuestra fe no será movida si tenemos la convicción por medio del Espíritu Santo de que Dios es el origen de todas las cosas, porque todo se hizo con el poder de Su Palabra y nosotros fuimos formados con sus manos para alabanza de su gloria y para que disfrutemos de él para siempre.

Las primeras palabras de la Biblia parecen sencillas, pero son muy importantes, precisamente porque son las primeras palabras de la gran revelación de Dios, ya que si tenemos la Biblia es porque Dios ha querido darse a conocer. Así como vemos a Dios activo en la obra de creación, él sigue actuando conforme a su plan y propósito y de la misma manera el Espíritu Santo sigue moviéndose para que se cumplan estos propósitos.

Aunque el mundo maravilloso de Dios fue golpeado por la obra de satanás, Dios nos proveyó a Cristo para deshacer las obras del diablo y el Espíritu Santo continúa recreando nuestras vidas mediante la obra de Cristo. Cada día podemos conocer y experimentar que el pecado destruye y como la naturaleza del diablo es destruir, por eso condujo a la humanidad para pecar contra Dios, ya que el pecado no tiene lugar en Dios quien es santo, por lo tanto, la humanidad al pecar quedó separada de Dios y condenada a la destrucción.

Por la gracia y el poder de Dios hoy tenemos a Cristo, por quien podemos ser una nueva creación y en quien se restauran todas las cosas, pues por medio de Cristo el poder de satanás es quebrantado, nuestra culpa fue pagada y tenemos perdón de pecados y es así cómo se restablece la comunión con Dios. Aun la misma creación será restaurada completamente por la obra de Cristo.

Disfrutemos de manera progresiva la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas para que la regeneración sea nuestra experiencia cotidiana hasta el día de nuestra muerte o hasta que Cristo venga, por eso debemos estar centrados en el evangelio, porque solamente de este modo es como podemos disfrutar esta realidad espiritual en nuestra vida. a Dios sea la gloria por su maravillosa creación y redención en Cristo. 

Compartir