Tienes Espíritu de poder

«Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.»  2 Timoteo 1:7

Dios se compadece de nuestras debilidades y nos da su Espíritu para ser fortalecidos y para que mediante Él podamos tener el control de nuestros deseos que se contraponen a los propósitos de Dios. Dominarnos a nosotros mismos significa agradar a Dios, es dominar los deseos de nuestra carne y corresponder en el Espíritu Santo a Dios. La vida cristiana se vive cuando el Espíritu Santo mora en nosotros y cuando en nuestra vida cotidiana se deja ver en nosotros la mente y la imagen de Cristo. Tener el dominio de nuestro yo y de nuestros deseos es parte de la victoria del creyente en Cristo. Hagamos entonces honor a la presencia del Espíritu Santo y dejemos que su poder nos fortalezca.

Lectura complementaria:

-Como ciudad sin defensa y sin murallas es quien no sabe dominarse. Proverbios 25:28

-El necio da rienda suelta a su ira, pero el sabio sabe dominarla. Proverbios 29:11

Oraciones:

-Que Dios te ayude en tu autocontrol.

-Que tu iglesia viva la vida en el dominio de la carne con el poder del Espíritu Santo.

Compartir

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.