¿Estás pasando por una situación difícil y no sabes qué hacer?

Dios es experto en hacer que tu adversidad desaparezca o en sorprenderte al permitir que la adversidad permanezca para que tú la derrotes con su fortaleza

 

 «No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.» Filipenses 4:6-7 (RVR1960)

El mundo juzga a los creyentes cuando pasan por tribulaciones, lo que el mundo no comprende es que aún en medio de las tribulaciones Dios está actuando para el bien de sus hijos (Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Romanos 8:28 RVR1960).

Tal vez para mucho sólo es posible creer en Dios cuando un enfermo es sanado mediante un milagro, muchos no entienden que el milagro de Dios también se manifiesta cuando un creyente ora por su sanidad y este no sana, sino por el contrario muere, pero aun y a pesar de eso, el hijo de Dios muere lleno de la paz divina, lo cual es garantía, más que la misma sanidad, porque aunque muere volverá a vivir por la gracia de Cristo, y la condición para entrar cielo es la santidad que Dios nos da y no la sanidad.

Jesús enfrentó la incredulidad de los que pedían milagros para creer en él (Ustedes piden una señal porque son malos y no quieren creer. Pero la única señal que les daré será lo que le pasó al profeta Jonás. Dicho esto, Jesús los dejó y se fue. Mateo 16:4 RVR1960), en la respuesta de Jesús, quedó manifiesto que,  nuestra vida cristiana no se trata de los milagros o la buena condición que vivamos con bienes materiales, se trata de creer en Cristo y entender que su muerte en la cruz logró lo que nada ni nadie puede lograr; el perdón de nuestros pecados y el llamarnos hijos de Dios.  Esto es lo mejor que podemos tener porque, esto es lo que nos da verdadera paz, y esto pese a las adversidades que enfrentamos en nuestra vida cotidiana.

Estamos seguros que ninguna adversidad nos puede derrotar, porque cuando clamamos a Dios por su intervención Él actúa tan eficazmente y de manera especial, es por eso que los incrédulo no puede entenderlo con la razón, porque ni siquiera nosotros podemos comprender la manera tan maravillosa con la que Dios nos brinda su favor, pero por la fe sabemos que es por su amor, por su buen propósito para con nosotros y porque Él es soberano y tiene el control de todo. Es por esto que, estamos en paz aun en los peores momentos, porque es Dios el que nos trae su paz; Él hace que nuestra mente no se confunda y que nuestro corazón no tenga miedo.

Así que, si hoy estás pasando por una terrible tempestad, no tengas miedo, agradece porque algo bueno viene y clama a Dios con la esperanza que pronto Él hará que pase la tormenta y tú después de esto serás mejor. Recuerda que un día Jesús cruzó una tempestad caminando sobre el mar para llevarles la paz a sus discípulos que se veían envueltos por las olas y los vientos. Dios quiere y puede darte paz en los peores momentos, solo clama y ríndete a él y no ante la tormenta.

 

Lectura complementaria:

Que el Señor de paz les conceda su paz siempre y en todas las circunstancias. El Señor sea con todos ustedes. 2 Tesalonicenses 3:16 NVI

 

Oraciones:

  1. Que recibas el milagro de la paz.
  2. Que tu iglesia siga siempre la paz de Cristo.
Compartir

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.