Dios suplirá tus necesidades si recibes su reino

Todo perece, pero Dios es eterno y donde está Él no falta nada

» ¿Y por qué se preocupan por la ropa? Observen cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni hilan; sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos. Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¿no hará mucho más por ustedes, gente de poca fe? Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” Los paganos andan tras todas estas cosas, pero el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan.  Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.  Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas. Mateo 6:28-34 NVI

Todo perece, pero Dios es eterno y donde está Él no falta nada; este lenguaje sólo puede ser entendido por quienes abrazan su reino antes que los bienes terrenales. Las cosas materiales son buenas y tienen valor, pero hay cosas más excelentes y duraderas; la salud y el dinero pueden darnos comodidad, pero solo Dios puede darnos una vida plena.

Anhelar y buscar de las riquezas del cielo es un buen propósito, esto tiene que ver con el amor a Dios, porque todas las cosas para nuestro bien incluyendo lo material vendrán como resultado de nuestra entrega total a lo divino.  Dios nunca deja con las manos vacías a quienes dejándolo todo siguen su reino. Las mejores cosas vienen como resultado de amar a Dios, entiéndase como cosa aquello que Dios quiera darnos, lo cual nos hará verdaderamente bien.

Dios conoce nuestras verdaderas necesidades y nuestros mayores anhelos. Nuestras necesidades más profundas son suplidas con la gracia y el amor de Dios; quien nos da el perdón y nos trata como un padre amoroso recibe a su hijo. Nuestros mayores anhelos deben ser vivir cada día su presencia y ser usados por el sólo para su gloria. Hoy es un buen tiempo para que abraces a Dios y su reino, estoy seguro que si lo haces así de Dios recibirás lo mejor.

La Biblia también dice:

»No tengan miedo, mi rebaño pequeño, porque es la buena voluntad del Padre darles el reino. 33 Vendan sus bienes y den a los pobres. Provéanse de bolsas que no se desgasten; acumulen un tesoro inagotable en el cielo, donde no hay ladrón que aceche ni polilla que destruya. 34 Pues donde tengan ustedes su tesoro, allí estará también su corazón. Lucas 12:32-34 (NVI)

Que Dios te ayude a ser un buen ciudadano del reino de Dios, que siempre mantengas tu mirada y tus anhelos en las cosas que no perecen, en las que dan mayor satisfacción y ganancias, estas son las que pertenecen al reino de Dios.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Israel Campos (@israelkampos) el

Compartir

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.