Eterna bendición de vivir para Dios guiados por el Espíritu Santo 

No debemos vivir para nosotros guiados por la carne, más bien, debemos vivir para Dios guiados por su Espíritu Santo. La dirección del Espíritu Santo es por la senda de las bendiciones eternas.

«Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.» Romanos 8:1 (RVR 1960)

Vivir para Dios guiados por el Espíritu Santo vivifica nuestras vidas, toda persona necesita agradar a Dios con su forma de vivir, y no es que Dios deje de ser Dios ante la indiferencia humana. Más bien, es que ninguna persona puede vivir realmente sin la paz que necesita su alma, esta paz sólo es posible a través de la comunión cercana, constante y creciente con Dios.

Vivir para nosotros y guiados por nuestra voluntad solo trae desgracia, dolor y muerte. Iniciemos hoy una vida diferente, vivamos la vida que agrada a Dios, este tipo de vida es la que se deja llevar por el Espíritu Santo y que encuentra su práctica en la Biblia. Presta atención a la Biblia y amolda tu vida conforme a los consejos que en ella se registran y entonces así agradarás a Dios.

Que Dios te ayude a ser sensible a la guía del Espíritu Santo, que te ayude a vivir para agradarle dando siempre frutos espirituales. Estoy seguro que de esta forma tendrás una vida dichosa siempre disfrutando de las bendiciones divinas.

Compartir

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.