Dios da abundancia a los generosos

Dios promete suplir nuestras necesidades cuando somos generosos con las personas que necesita, no esperemos ayudar cuando tengamos más, ayudemos ahora y tendremos más

Incluso a Tesalónica me enviaron ayuda una y otra vez para suplir mis necesidades. No digo esto porque esté tratando de conseguir más ofrendas, sino que trato de aumentar el crédito a su cuenta. Ya he recibido todo lo que necesito y aún más; tengo hasta de sobra ahora que he recibido de Epafrodito lo que me enviaron. Es una ofrenda fragante, un sacrificio que Dios acepta con agrado. Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús. Filipenses 4:16-19 NVI.

Dios suple las necesidades de quienes son bondadosos y quienes por lo mismo usan con fidelidad la provisión que viene de su mano bondadosa. La generosidad debe ser una de las principales características de los hijos de Dios. Ayudar a los santos es reconocer que ellos son hijos de Dios, son nuestros hermanos y vamos al mismo lugar para estar con nuestro Padre celestial.

Dios espera que entre tanto nos entrega la gloria celestial podamos ver no solo por nuestras necesidades, sino también por las de los demás, para perseverar hasta que él venga por su pueblo y para poder estar allá donde ya no hay necesidad. Lo que hoy tenemos es para aquí, lo que hoy tenemos un día ya no será necesarios, así que usémoslo bien, incluso para que Dios nos dé más abundantemente.

Dios da más a quienes son fieles con lo que tienen; la fidelidad consiste también en ayudar a los que necesitan. Los que no son fieles no disfrutan como se debiera de sus fortunas, incluso, aun lo que tienen les será quitado, más lo pobres se sentarán con Dios en su reino para gozar de la abundancia por toda la eternidad.

La Biblia también dice:

…necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron”. Y le contestarán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?” El Rey les responderá: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí”.» Luego dirá a los que estén a su izquierda: “Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y ustedes no me dieron nada de comer; tuve sed, y no me dieron nada de beber; Mateo 25:36-46 NVI

Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe. Gálatas 2:10 RVR1960

Compartir