Orar unos por otros es un deber cristiano

La oración es uno de los ejercicios principales de la fe, que en muchos casos ha dejado de practicarse, y por lo mismo hay tanta frialdad, esterilidad y debilidad cristiana. Orar unos por otros nos mantiene en comunión con Dios y con su pueblo

Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos. Efesios 61:18 RVR1960.

Orar es un acto de fe, pero también es un acto de amor; debemos orar por nuestros hermanos en la fe, incluso, también debemos orar por nuestros enemigos. Cultivar la oración es muy importante en el propósito de estar en constante peticiones por el bien de nuestro semejante. Cuando no intercedemos por los demás estamos siendo negligentes en la búsqueda del bien, ya que la Biblia nos pide hacer siempre el bien.

Seamos responsables para orar, porque siempre habrá motivos para orar sin cesar y para permanecer siempre velando, porque siempre habrán necesitados entre nosotros. Hoy es un buen momento para determinar un tiempo preciso y motivos específicos y así comenzar a orar incansablemente por todos los santos.

La Biblia también dice:

Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz. Santiago 5:16 NVI.

Mientras tanto, ustedes nos ayudan orando por nosotros. Así muchos darán gracias a Dios por nosotros a causa del don que se nos ha concedido en respuesta a tantas oraciones. 2 Corintios 1:11 NVI.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Dios quiere que vivas la victoria de Cristo en tu vida…

Una publicación compartida por Israel Campos (@israelkampos) el

Compartir