Dios nos acompaña en nuestras angustias

No dejemos que las angustias empañen la presencia de Dios, Él tiene sumo interés por nosotros y si permite esos momentos difíciles, es porque ahí quiere manifestar su presencia con la que nos hará mucho mas bien que el mal que nos pueda causar la angustia

Yo sé que mi redentor vive, y que al final triunfará sobre la muerte. Job 19:25 NVI.

Muchas pueden ser nuestras angustias, pero Dios siempre está al pendiente, su propósito es santo, Él no está ausente, más bien, al permitir las pruebas se hace presente, porque a través de ellas nos hará saber su interés por que le podamos conocer aún más.

Todo esto es necesario para que aprendamos a confiar en Dios y no a depender de nuestra carne, sino de su presencia espiritual, que por lo mismo no se ve, pero se deja sentir en esas circunstancias en donde muchas veces todos nuestros recursos y opciones para salir adelante se han acabado, en esos momentos donde todos nos dejan solo en nuestro dolor.

Por otra parte, también necesitamos fe para saber que Dios no está muerto, para estar convencidos que Él existe, también para ser salvos necesitamos de esta convicción, de ahí la importancia de ser probados en nuestra fe, para que esta sea cada vez más pura.

La Biblia también dice:

Los justos claman, y el Señor los oye; los libra de todas sus angustias. El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido. Muchas son las angustias del justo, pero el Señor lo librará de todas ellas; le protegerá todos los huesos, y ni uno solo le quebrarán. Salmos 34:17-20 NVI.

Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa. Isaías 41:10 NVI.

Compartir