No se nos debe olvidar todo lo bueno que hace Dios

Hay que traer a la memoria siempre todo lo bueno que ha hecho Dios con nosotros y, debemos responder con adoración y obediencia mientras esperar en El confiadamente, porque aún mejores cosas Dios hará en nuestro favor

Recordaré las maravillas que hizo el Señor en otros tiempos; pensaré en todo lo que ha hecho. Oh, Dios, tú eres santo en tus acciones; ¿qué dios hay tan grande como tú? ¡Tú eres el Dios que hace maravillas! ¡Diste a conocer tu poder a las naciones! Con tu poder rescataste a tu pueblo, a los hijos de Jacob y de José. Salmos 77:11-15 DHH.

No debemos olvidar todo el bien que Dios nos ha traído, incluso, debemos hacer de eso alabanzas para Dios y testimonios que permitan gozarnos el Él y que además con esto sea conocido en el mundo por sus hechos en nuestro favor.

Olvidar la fidelidad de Dios y su misericordia nos vuelve ingratos, el corazón se endurece y no podemos corresponderle con acciones concretas de gratitud; hay que ponerle atención a esto, porque el que es ingrato se aparta del bien y de la misericordia, pierde las razones para confiar y para obedecer a quien es dador de todo don celestial.

Hoy es un buen tiempo para hacer memoria y gozarnos en la suma de todos los bienes de Dios en nuestra vida y en nuestra familia. También estamos seguro de que, haciéndolo así, Dios traerá mas a abundantes bienes que nos permitan disfrutar el presente y nos de mayor gozo en el mañana.

La Biblia también dice:

» En el futuro, cuando tu hijo te pregunte: “¿Qué significan los mandatos, preceptos y normas que el Señor nuestro Dios les mandó?”,  le responderás: “En Egipto nosotros éramos esclavos del faraón, pero el Señor nos sacó de allá con gran despliegue de fuerza. Ante nuestros propios ojos, el Señor realizó grandes señales y terribles prodigios en contra de Egipto, del faraón y de toda su familia. Y nos sacó de allá para conducirnos a la tierra que a nuestros antepasados había jurado que nos daría. El Señor nuestro Dios nos mandó temerle y obedecer estos preceptos, para que siempre nos vaya bien y sigamos con vida. Y así ha sido hasta hoy. Y si obedecemos fielmente todos estos mandamientos ante el Señor nuestro Dios, tal como nos lo ha ordenado, entonces seremos justos”. Deuteronomio 6:20-25 NVI.

 Den gracias al Señor, invoquen su nombre; den a conocer sus obras entre las naciones. Cántenle, entónenle salmos; hablen de todas sus maravillas. Siéntanse orgullosos de su santo nombre; alégrese el corazón de los que buscan al Señor. Recurran al Señor y a su fuerza; busquen siempre su rostro. Recuerden las maravillas que ha realizado, sus señales, y los decretos que ha emitido. ¡Ustedes, descendientes de Abraham su siervo! ¡Ustedes, hijos de Jacob, elegidos suyos! Él es el Señor, nuestro Dios; en toda la tierra están sus decretos. Salmos 105:1-7 NVI.

Compartir