El que guarda la Palabra de Dios es prosperado en todo

Todo lo que emprendemos obedeciendo a Dios Él lo prospera, el verdadero éxito en la vida es mediante la comunión con Dios, porque la comunión con Dios en sí es ya el éxito de la vida

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Josie 1:7-8 RVR1960.

Debemos buscar la fortaleza de Dios y su presencia, porque sólo de este modo podemos ser perseverante. Todo lo que se nos opone para vivir el propósito de Dios, son trampas y armas de satanás que busca bloquear el desarrollo estable y seguro de nuestras vidas, pero si tómanos en cuenta el consejo devino de ser fuertes con la fortaleza de Dios y valientes por su presencia nos irá bien en todo.

El mayor éxito y la verdadera prosperidad, es estar en condiciones para honrar a Dios, la honra a Dios es la que nos hace estar seguros, con mucho ánimo y en gozo. Todo esto depende de nuestra fidelidad y obediencia a la palabra de Dios, porque cuando atendemos las normas de Dios nos dirigen por la mejor senda, por donde si lograremos propósitos cumplidos mediante la gracia y el poder de Dios.

La Biblia también dice:

…porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella. Deuteronomio 30:16 RVR1960.

Y ahora, Israel, ¿qué te pide el Señor tu Dios? Simplemente que le temas y andes en todos sus caminos, que lo ames y le sirvas con todo tu corazón y con toda tu alma, y que cumplas los mandamientos y los preceptos que hoy te manda cumplir, para que te vaya bien. Deuteronomio 10:12-13 NVI.

Compartir