Testificar a Cristo es el privilegio más grande de un cristiano

Así como es un privilegio para algunos testificar a Cristo, muchas personas no lo hacen por miedo, vergüenza, por negligencia o porque son religiosos, pero no cristianos. Testificar a Cristo es un deber urgente y no negociable

A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos. Mateo 10:32-33 RVR1960.

Atrévete a compartir el evangelio porque Negar la fe, avergonzarse del evangelio, no compartir las buenas nuevas de salvación mediante el testimonio fiel y la enseñanza de la Biblia es muestra de la falta de madurez o señales de aun no creer en el Señor. Por lo tanto, debemos considerar todo lo que Dios ha puesto a nuestro alcance para crecer y de esa manera poder dar los frutos que Dios espera de nosotros.

Hay que recordar que somos instrumentos de Dios para bendición y, a medida que seamos usados seremos edificados. De esa manera todo lo que pidamos a Dios nos será concedido. Negar a Cristo hará que estos solos, desprotegidos y sin esperanza alguna. Es por esto por lo que, Cristo nos empodera con el Espíritu Santo para ser sus testigos en todo el mundo; nos prepara para morir por su causa, tal cosa no nos quita la victoria que ya tenemos segura en él.

La Biblia también dice:

Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado. Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban. Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mateo 28:16-20 RVR1960.

Pero, cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra. Hechos 1:8 NVI.

Compartir