Solo agradan a Dios los que practican la justicia

Ser injustos no solamente nos afecta a nosotros, también afecta a nuestros descendientes, y por consiguiente, las bendiciones que recibimos de Dios por vivir correctamente alcanzarán a nuestras generaciones.

Hacer justicia y juicio es a Jehová Más agradable que sacrificio. Proverbios 21:3 RVR1960

Lo justo es lo que se hace conforme a la Palabra de Dios revelada en la Biblia. No podemos pretender estar haciendo justicia, cuando dictaminamos conforme a nuestros deseos y propósitos. Hay quienes son justicieros injustos, carentes de amor y de misericordia; pretenden sacar la paja del ojo ajeno, mientras ellos tienen una viga atravesada en su propio ojo.

Este tipo de personas en lugar de ayudar, perjudican más, porque terminan sacando el ojo y no la paja. Nadie que tiene un tronco atravesado en el ojo puede sacar una pequeña paja del ojo ajeno, sin embargo, así son los injustos dictadores de “justicas”. Los jueces injustos actúan movidos por el mismo mal, para destruir, en lugar de construir.

Sobre los jueces injustos Dios traerá juicio, esta falsa piedad o falsa justicia será más castigada que Sodoma y Gomorra. Sin embargo, los que practican lo justo vestidos de misericordia y de amor promueven el bien, la edificación, el cuidado  de los hijos de Dios y serán siempre instrumentos para el extendimiento del reino de los cielos.

A los justos nunca les hará falta el amor de Dios y siempre estarán seguros con sus bendiciones protectoras, Él los amparará en los tiempos de angustias hasta sus generaciones venideras. Así lo dice la Biblia; Porque Jehová ama la rectitud, Y no desampara a sus santos. Para siempre serán guardados; Mas la descendencia de los impíos será destruida. Salmos 37:28 RVR1960

Dios también prospera a los justos con bienes, les da estabilidad y mucha seguridad para vivir con calidad, serán de buena voluntad para ayudar a otros con generosidad y justicia. Por esto, sus nombres serán recordados en generaciones venideras. La Biblia dice: El hombre de bien presta con generosidad y maneja con honradez sus negocios; por eso jamás llegará a caer. ¡El hombre justo será siempre recordado! No tiene miedo de malas noticias; su corazón está firme, confiado en el Señor. Salmos 112:5-7 DHH.

Compartir