Debemos buscar el perdón de Dios

Cuando somos perdonados Dios convierte nuestra tristeza en alegría.

Ustedes, fieles del Señor, ¡cántenle himnos!, ¡alaben su santo nombre! Porque su enojo dura un momento, pero su buena voluntad, toda la vida. Si lloramos por la noche, por la mañana tendremos alegría. Salmo 30:4-5 DHH

Dios siempre ha actuado con misericordia cuando se acude a su presencia con humildad y en arrepentimiento, Él nunca da por inocente al culpable, sin embargo, su favor será con los que reconocen que se han equivocado en su proceder y confían en la bondad de Dios para recibir el gozo de la aceptación divina.

Al recordar lo que Cristo hizo por nosotros cuando se dejó martirizar, nos da la esperanza para acudir a Dios en cualquier momento con la certeza de que recibiremos su amor, porque para eso murió Cristo; para librarnos de la ira divina y para colocarnos en una posición tan especial delante de Dios, y así  poder disfrutar de su grande amor, viviendo para siempre en alegría.

La Biblia también dice:

El hombre bueno recibe el favor del Señor, pero el intrigante recibe su condena. Nadie puede afirmarse por medio de la maldad; solo queda firme la raíz de los justos. Proverbios 12:2-3 NVI. Queda muy claro, que necesitamos el perdón y una vida nueva en Cristo, así como Dios fiel y justo para perdónanos, por su misma justicia sentenciará a los incrédulos que no se acercan a Él en busca de su favor.

Por eso el Señor los espera, para tenerles piedad; por eso se levanta para mostrarles compasión. Porque el Señor es un Dios de justicia. ¡Dichosos todos los que en él esperan! Isaías 30:18 NVI

Compartir