Dios te provee porque tú vales mucho para Él

Descansemos esta noche sin preocupación excesiva por nuestro pan diario, porque para Dios somos importantes y Él tiene cuidado de nosotros.

Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas? Mateo 6:26 NVI

Mis queridos hermanos, vayamos al descanso de esta noche confiando en que Dios tiene cuidado de nosotros y que se ocupa de nuestra provisión diaria. Es cierto que quizás en algún momento hayamos pasado tiempos de escases, pero si nos ponemos a pensar, esas ocasiones han sido la oportunidad para orar más  y para ser más esforzados en nuestra labor y oficios, sin caer en la preocupación excesiva.

Si estás preocupado por algún empleo, o porque el negocio no está funcionando del todo bien, tienes la oportunidad de orar a Dios con más intensidad, hasta que te sacie de gozo, de paz y hasta que la promesa de que Él te proveerá se haga más presente en tu vida. Es también la ocasión para acercarte a la iglesia y con toda humildad, pero confiando en Dios, debes pedir que te ayuden a orar por tu necesidad.

Si no te congregas, debes hacerlo, si te da pena pedir ayuda, porque no quieres que conozcan tu necesidad, eso no está bien, porque debemos ser humildes para buscar ayuda, porque también de esa manera actúa Dios y la oración de la iglesia vale mucho. También debemos reflexionar, que si no buscamos la ayuda de nuestro prójimo ¿cómo buscaremos la ayuda en Dios a quien no vemos?

Animo mis hermanos, oremos todos por nuestras necesidades antes de dormir y también pidamos por aquellos que sufren la necesidad de el pan, que Dios nos dé el pan nuestro de cada día a todos y que nuestros corazones sean agradecidos con Él, y que a la vez nos dé la oportunidad de ayudar a los que hoy no tienen, porque mañana podremos ser nosotros los que necesiten, entendiendo que esto no sería una desgracia, sino la oportunidad para orar y confiar más en Dios, porque Él es nuestro proveedor.

Compartir