Necesitamos más fe

La fe es importante porque nos ayuda a tomar la postura correcta ante Dios.

Procurar que nuestra fe crezca a través de todos los medios provistos por Dios nos conviene, porque eso hará que estemos siempre seguros, que en la clemencia de Dios hay remedio eficaz para todos nuestros males internos, para nuestras aflicciones y necesidades.

Pero la fe también nos hace entender, que Dios es justo; no pasa por alto las maldades y rebeliones, a menos que exista por parte nuestra el arrepentimiento y la disposición del corazón, para apartarnos de las maldades, de lo contrario también se sufrirá la ira de Dios. Por esto la fe nos abre los ojos, para ver los mandamientos de Dios, y nos apresura a ponerlos por obras, confiando en la oportuna intervención de su gracia que nos ayuda.

La fe es tan importante, porque, aunque estamos seguros de la recompensa que Dios da a los justos, y del castigo que reciben los malvados; no servimos a Dios por miedo a su juicio, ni por el interés de sus bondades, sino por el hecho de que es nuestro Padre celestial y porque nos deleitamos en amarlo, pero también nos sujetamos con gozo y voluntariamente, porque es Señor de todo lo que existe.

Compartir