Dios nos enseña a vivir como a Él le agrada

Dios siempre se hace presente a nuestras vidas, para mostrarnos lo bueno de vivir, y sólo a través de Él aprendemos a vivir, lo cual es esencial, porque al que no sabe vivir, la vida no le sabe.

Buscar la presencia de Dios debe ser siempre nuestra prioridad, lo cual significa, usar todos los recursos cristianos que Dios nos ha dado, porque cuando oramos Dios nos escucha, cuando adoramos Él se manifiesta, cuando escudriñamos su Palabra adquirimos sabiduría, en fin, cuando somos responsables de lo que nos corresponde hacer para vivir la presencia de Dios manifiesta en nuestras vidas, todo estará mejor en nosotros.

Cuando lo hacemos así, Dios nos da seguridad y gozo, pero también, nos enseña a vivir el modo de vida que a Él le agrada, y cada día nos va mostrando su propósito. Es así como logramos un presente satisfactorio en todas las facetas y roles de nuestra vida, y aunque también nos topemos con tiempos duros, no nos provocarán inestabilidad, porque nos aferramos a un futuro aún más venturoso en la presencia de Dios.

Compartir