Que Dios nos bendiga con abundante paz

Dios nos socorre con su paz en medio de nuestras tempestades.

“Jehová te bendiga, y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz.” Números 6:24-26

Nuestro semblante refleja lo que hay en nuestro interior. Cuando tenemos la paz de Dios tendremos seguridad y avanzaremos contra todo viento y marea. Esta paz que menciona la Biblia, fue ofrecida a Israel mientras cruzaba el desierto; claro que no es fácil una ubicación geográfica como esta, pero deberían estar en paz, seguros de que no se iban a perder en el desierto, y que tendrían la comida y la bebida oportunamente, y del mismo modo, que no habría enemigos capaces de vencerlos.

Hoy en medio de nuestras tempestades podemos tener vidas radiantes y paz abundante, para esto necesitamos la presencia de Dios, la llenura de Él, porque lo que nos da la paz y un semblante seguro en medo de la dificultad, es su gloria. Ante la gloriosa y radiante presencia de Dios ningún enemigo puede permanecer de pie, y no hay dificultad que no pueda ser superada.

Compartir