Las bendiciones de Dios también son abundantes provisiones

No nos preocupamos cuando nos ocupamos en la oración para buscar la misericordia de Dios, con el propósito que nos muestre sus bondades.

Dios siempre atiende a los que sufren, a los que necesitan, a los olvidados, pero aun ellos deben clamar por ayuda y misericordia. Tal vez muchos que no oran a Dios por ayuda, es porque tienen muchas posesiones. El asunto, es que no solo de posesiones materiales se satisface la vida; nuestras necesidades son muchas y diferentes, pero para todas ellas Dios tiene una respuesta bondadosa cuando en oración buscamos su misericordia.

La riqueza que Dios nos ofrece por sobre todo, es su presencia, porque donde está Él no falta nada. Es así como nuestras necesidades más profundas son suplidas y cuando eso sucede no tenemos de que preocuparnos, porque lo demás también será añadido por Dios.

Compartir