Somos creados por Dios, salvados por su gracia y para su gloria

Fuimos creados por Dios, somos sustentados por Él y encontramos la verdadera felicidad cuando lo adoramos.

“Queda totalmente prohibido darle el honor por las bondades de la vida, a cualquier otro ser, cosa o a nosotros mismos. Además, solo Dios es la fuente de todo lo que existe, excepto del mal. En cuanto a este último, Dios también nos proveyó la solución para librar nuestra vida de la muerte eterna.”

Dios es único creador y sustentador de todo lo que existe, por lo tanto, todo cuanto hay tiene valor y propósito. Dios permanentemente está involucrado en su majestuosa creación, porque esta depende totalmente de Él. Por esto, cuando Dios nos pide alabanza, es porque nos conviene, ya que fuimos creados con ese propósito, y al realizarlo nuestra vida es prosperada.

Cuando reconocemos a Dios como nuestro Creador y Salvador, cuando nuestra relación con Él es paternal, adorarlo, no nos resulta un deber incomodo, sino un privilegio que nos revitaliza como seres humanos, y nos hace conocer la dicha de la vida. Cumplamos con el propósito para el que fuimos creados, y que Dios nos bendiga con larguras de años y una realización fructífera.

Compartir