Dios hace prosperar a sus hijos

Las bendiciones de Dios son integrales, es decir, Dios toma en cuenta todo lo que somos y poseemos, con el propósito de prosperarlo.

“El evangelio es bendición para nuestras vidas en todos los aspectos, por eso debemos tener la completa seguridad que Dios hará prospera nuestra labor al actuar con honestidad e integridad como parte de nuestra nueva vida en Cristo.”

Dios ha prometido bendecir a sus hijos y es algo que Él cumple, pero debemos acceder a estas promesas a través de la confianza, porque toda bendición está garantizada en Cristo, por lo tanto, en él debemos poner nuestra fe para esperar con certeza y convicción el cumplimiento de todo lo que Dios ha dicho que hará en nuestro favor. Cristo cumplió con todas la condiciones del pacto, por lo tanto todas las bendiciones y promesas llegaran en el tiempo señalado por Dios para los que tienen fe en él.

Dios hará que la labor de nuestras manos sean prosperas, por eso debemos trabajar con honestidad, hacerlo todo para su gloria y como servicio para nuestro semejante. Tengamos presente que, el egoísmo, la envidia, la avaricia y la indiferencia traen pobreza a la vida humana, lo cual tampoco desaparece con la abundancia de posesione materiales.

Hay tantas personas insatisfechas aun cuando tienen mucho, y se engañan a ellos, mismos haciéndose creer, que eso es por no ser mediocres, aunque , eso es exactamente lo que son, porque en la vida se conforman sólo con tener posesiones materiales y dejan de lado, lo más importante, ya que lo más importante es el evangelio, es decir, la presencia de Cristo en nuestra vida.

Compartir