Con la paz de Cristo estaremos bien en las aflicciones

La paz de Cristo es el resultado del perdón, de la unión con Dios y que siempre el favor divino estará sobre nuestras vidas para guardarnos perseverantemente ante todas las aflicciones.

Las palabras de Jesús nos dan esperanza, porque ellas contienen promesas que serán cumplidas, y de cada circunstancia compleja saldremos bien, y estaremos mejor y más fortalecidos. Las palabras de Jesús descansan sobre su victoria; él venció la fuerza del mal, el pecado y a la muerte, pudo salir bien de todo, y ahora su cuerpo es glorioso, y ha recibido potestad sobre todo. Esta es la garantía que siempre saldremos victoriosos sobre las aflicciones.

Debemos poner nuestra fe en Jesús porque el intercede por nosotros, nos infunde paz, para estar en calma aunque nuestro entorno esté en movimientos que nos sean contrarios. Confiar que Cristo nos acompaña en todo y que un día vendrá para que no estemos más expuestos al sufrimiento nos hace esperar optimistas y en total calma.

Jesús nos advierte y nos anticipa de las aficiones que nos esperan por ser sus fieles seguidores, por vivir correctamente en este mundo de injusticias e indiferencias. Es una realidad que todos los enemigos de la cruz de Cristo serán enemigos su seguidores, y que satanás tratará de destruir a su pueblo, pero todos estaremos bien si confiamos en Cristo y en su obra redentora en la cruz, y si abrimos nuestros corazones para que nos sea implantada su paz, la cual es él mismo en nosotros.

Compartir